Segundo día del caso ‘Manos Limpias’, y siguen las investigaciones. Hoy, la prensa belga, en concreto Het Nieuwsblad, ha publicado que se arrestó ayer a los árbitros Sébastien Delferière y Bart Vertenten -de la Jupiler Pro League- por los íntimos contactos que mantuvieron con los agentes de fútbol Mogi Bayat y Dejan Veljkovic, muy implicados en la investigación federal por fraude económico y lavado de dinero.

”La policía escuchó durante meses los teléfonos de Mogi Bayat y Dejan Veljkovic, y notaron cómo estos últimos llamaban muy a menudo con los Delferière y Vertenten”, explica el medio. Además, añaden: ”Delferière podría, con la ayuda de Veljkovic, haber comprado un coche nuevo en un concesionario de Aalst, con un gran descuento. Veljkovic consiguió una invitación para él para la gala del Soulier D’Or. Además, el agente también habría invertido dinero en la escuela de fútbol de Delferière. Con Bart Vertenten, quien constantemente llama a Veljkovic “su amigo”, regularmente bebe y come después de los partidos”.

También, Het Nieuwsblad habla de que Veljkovic llamaba a los periodistas para que, en la prensa belga, colocaran una buena valoración a estos dos árbitros. Según este medio, sus profesionales no entraron en dicho juego y valoraron de forma autónoma, pero añade que siempre que alguno de estos dos colegiados sacaba una nota alta, él se jactaba de haberla conseguido.