El verano ha sido un auténtico culebrón para Thibaut Courtois. Desde que acabase la Copa del Mundo para Bélgica y el de Bree fuese elegido como mejor portero del Mundial, se empezó a rumorear que este verano abandonaría Stamford Bridge para llegar al Santiago Bernabéu. Él mismo se encargaba de alimentar dichos rumores con declaraciones post-partido. Finalmente, sí, Courtois fichó por el Real Madrid en un contrato por seis temporadas confirmándose como presente y futuro de una de las entidades futbolísticas más importantes del mundo.

Ahora, tras varias semanas de adaptación al club blanco donde se ha encontrado como suplente de un Keylor Navas que venía de hacer historia con el club blanco, por fin le ha llegado a Thibaut Courtois la hora de debutar con el club blanco, convirtiéndose así en el segundo futbolista belga de la historia en jugar en el Real Madrid tras un Fernando Goyvaerts (1967) que llegó a Madrid desde el FC Barcelona. El primer rival para el portero internacional belga como futbolista del Real Madrid, el CD Leganés de Mauricio Pellegrino.

Real Madrid: Courtois – Carvajal, Sergio Ramos (C), Varane, Marcelo – Kroos, Modric, Casemiro – Asensio, Bale, Benzema.

Leganés: Cuéllar – Juanfran, Bustinza (C), Siovas, Silva – Gumbau, R. Pérez – Santos, Eraso, El Zhar – Carrillo.

Vestido de rojo saltó Thibaut Courtois a su primer encuentro en el templo blanco. En un primer tiempo que comenzó con dominio absoluto del equipo local, el meta flamenco tuvo poco trabajo. Jugaba siempre fuera del área, cuatro o cinco metros por delante, controlando los espacios defensivos que su equipo podía o no dejar. Vigilando. El Real Madrid, que encerraba continuamente al Leganés, jugaba con todos sus jugadores de campo en la mitad de la cancha visitante. Y así transcurrió el partido hasta el penalti de Casemiro.

Embed from Getty Images
Era la primera prueba de fuego para Thibaut Courtois. Un cara a cara con Guido Carrillo. Un 50-50. Belga contra argentino. Y ganó el delantero del Leganés. Era el 1-1. Poco había podido hacer Courtois, aunque en el ambiente se respiraba un halo de esperanza en que, incluso los penaltis, fueran atajados por el nuevo portero blanco. Pocos minutos después, con un Leganés crecido, Courtois tuvo la oportunidad de participar y mostrarse en una acción de juego real, por llamarlo de algún modo. Una jugada, vaya. Disparo desde fuera del área, raso, sin mucha intención más allá de buscar el error del guardameta. No ocurrió. Seguro, abajo, Thibaut atajó.

Pocos minutos después, con un Leganés crecido, Courtois tuvo la oportunidad de participar y mostrarse en una acción de juego real, por llamarlo de algún modo. Seguro, abajo, Thibaut atajó

En el segundo tiempo el trabajo para el internacional belga fue aún menor. Con Karim Benzema anulando de forma instantánea a un combativo Leganés gracias al 2-1, el Real Madrid controló y sentenció plácidamente el encuentro. Únicamente un disparo calcado al del primer tiempo, in mucha intención, raso y desde fuera del área, inquietó a Courtois. El belga lo atajó sin problemas.

En resumen, un debut tranquilo para Thibaut Courtois. Un debut con aplausos y ovaciones, un debut esperado y únicamente empañado por el penalti que transformó Carrillo. De no ser por esa jugada aislada, el de Bree no habría tenido problemas para mantener la portería a cero en su estreno.

Aquí y ahora, en el Santiago Bernabéu, inicia un periodo importante para el fútbol belga. Un país de apenas once millones de habitantes que ha conseguido consolidarse como una superpotencia futbolística, logrando el tercer puesto en la pasada Copa del Mundo y colocando a sus jugadores en los mejores equipos del mundo. Es cierto que Kevin De Bruyne está en el Manchester City, que Eden Hazard está en el Chelsea -donde estaba el propio Thibaut Courtois- o que Romelu Lukaku fichó por el Manchester United. Seguramente, únicamente este último se acerque en importancia al traspaso de Courtois al Real Madrid. Por historia, por ambiciones, por repercusión y por importancia a nivel mundial, que un futbolista belga fiche por el Real Madrid y sea parte activa -Thomas Vermaelen en el Barcelona o el propio Fernando Goyvaerts no ha conseguido o consiguieron serlo- supone mucho, muchísimo.

Bélgica, como decía, ya es una potencia de primer nivel.

Fuente imagen principal: Getty Images.