Bélgica ha debutado con victoria en Rusia 2018 tras vencer por 3-0 a Panamá. De esta forma, sigue la racha de partidos sin perder de Roberto Martínez al frente de los Diablos Rojos. Únicamente cayó derrotado en su partido de debut, ante la España de Julen Lopetegui en Bruselas.

Tras la victoria, el técnico belga analizó el partido ante las preguntas de los periodistas belgas y panameños en rueda de prensa: “El primer partido en un Mundial siempre es especial”, dijo el español, que debutaba en un campeonato de semejante calibre como seleccionador. “La organización de Panamá fue buena, pero nos mantuvimos pacientes y en la segunda mitad pudimos beneficiarnos de las cualidades de jugadores como Mertens, De Bruyne o Lukaku. De Bruyne tuvo participación en casi todos los ataques peligrosos y fue magnífico verlo jugar, al igual que nuestro espíritu de equipo”.

También habló sobre los problemas de Bélgica a la hora de crear peligro al equipo rival, una Panamá que teóricamente era muy inferior a los Diablos Rojos: “Sabíamos que teníamos que mantener la calma y la paciencia. Panamá jugó muy cerrado y solo fue cuestión de encontrar algo para cambiar eso. Además, también creo que hemos defendido muy bien. Cuando Panamá parecía estar contraatacando, incluso nuestros delanteros estaban defendiendo con completa devoción. Y eso es muy positivo. Estos tres puntos son un alivio y ahora podemos mirar hacia adelante para encarar el próximo partido”.

Para acabar, ha hablado sobre los tropiezos de selecciones como Argentina, Brasil o Alemania: “No, no nos hemos vuelto más favoritos de cara al título de campeones del mundo. Cada partido es diferente y solo nos enfocamos ahora en el partido contra Túnez. Ellos son también un muy buen equipo”.