La revista belga Sport Foot Magazine ha publicado el extracto de una entrevista con el seleccionador belga Roberto Martínez, la cual saldrá entera en su próximo número y ha sido realizada por los periodistas Peter T’Kint y Thomas Bricmont. La entrevista se realizó antes de que diera la convocatoria para Rusia 2018.

Traducimos dicho extracto:

Periodista: En comparación con hace cuatro años, algunos jugadores han enriquecido su rendimiento, han madurado: Kompany, por ejemplo, pero también De Bruyne, Hazard, Courtois, Meunier, Vermaelen…

Roberto Martínez: Es esencial. Un campeón es alguien que ha sobrevivido a los golpes. Eso es lo que le falta a este equipo, además del espíritu de grupo. En nuestra última convocatoria, en marzo, me ocupé de dos cosas. Primero, centrarnos en Arabia Saudí, nuestro rival, que tenía con un nuevo entrenador y había jugado bien contra Ucrania. En el plano emocional, fue un duelo comparable a los que nos esperan contra Túnez y Panamá, equipos que no tienen nada que perder y quieren pasar a la historia… En segundo lugar, recolecté datos para saber dónde estaban en el plano físico nuestros jugadores en comparación con doce meses antes. Nos ha permitido desarrollar programas y saber a dónde debemos ir desde aquí. Ahora, debemos enfocarnos tácticamente. Debemos formar un equipo. Hay países que construyen su equipo nacional en torno a un club. Italia con la Juventus, España con el Barcelona, ​​Alemania con el Bayern. Nosotros tenemos individualidades sobresalientes esparcidas por todos lados, por eso tenemos que formar un equipo.

Periodista: ¿Significa esto que, después de tantos años, los Red Devils aún no juegan como equipo?

Roberto Martínez: Forman un equipo desde ciertos puntos de vista. En posesión de la pelota, por ejemplo son muy buenos. Pero a la defensiva, necesitamos ser más homogéneos, saber más sobre qué hacer en cada momento. Trabajaremos duro en este aspecto. El equipo debe aprender a reaccionar en caso de un golpe en contra.

Periodista: Somos fuertes en posesión del balón, pero… ¿No dependemos de individualidades?

Roberto Martínez: Creo que jugamos muy bien como equipo, que sabemos lo que todos harán cuando tengan el balón. Sabemos jugar sin pensar. Sabemos cosas que nos permiten anticipar lo que sucederá. En la pérdida de balón, la sincronización puede ser mejor, ha de mejorar. En los últimos dos años, he estudiado mucho lo que los jugadores podrían aportar, cuáles son las combinaciones ideales, y hemos sido muy flexibles en nuestro enfoque táctico. Este grupo puede jugar con tres detrás pero también con cuatro. Y a veces, dependiendo del oponente, jugará con cinco. Es una cuestión de espacio, homogeneidad y trabajo mutuo. Estos conceptos me preocupan más que “el sistema”. Quiero que el equipo desarrolle un buen concepto de juego. Esta generación sabe lo que hacer con la posesión de la pelota, ahora debo buscar un grupo de jugadores que puedan también proteger su área. El gran desafío será sacar lo mejor de los jugadores cuando estén en la mejor forma. Dries Mertens, Romelu Lukaku, Eden Hazard y Kevin De Bruyne han tenido una gran temporada con su club, pero tenemos que agregar nombres y formar un grupo. Ya hemos avanzado mucho en este nivel en las últimas dos temporadas. Estoy pensando, por ejemplo, en la creciente influencia de Dries. Él es tan fuerte a la hora de crear espacios que ha hecho toda su carrera jugando de esta manera. Cuando estaba entrenando a Rom (Romelu Lukaku) en el Everton, no tenía la misma actitud que en el equipo nacional, donde disfruta cada vez más. En la Copa del Mundo, será importante que nos aseguremos de que estos jugadores están siempre en la cima. Es esto lo que queremos. Pero tampoco debemos cometer el error de centrarnos solo en los once que juegan. Si analizamos las últimas copas del mundo, vemos que los ganadores nunca han sido muy superiores en el torneo, no han ganado todos los partidos tres o cuatro a cero. A menudo, se juegan partidos que se deciden por los detalles, donde un suplente hace la diferencia, o una decisión del árbitro … Estas son cosas a las que nos debemos enfrentar como equipo, no individualmente.