El Estadio Heysel de Bélgica volvía a acoger a los Diablos Rojos en el único amistoso del mes de marzo, en comparación con otras grandes selecciones como Brasil, España, Argentina, Inglaterra o Italia que han jugado dos amistosos estos días de parón internacional.

Con una entrada media -entre 22.000 y y 25.000 espectadores- Bélgica no tuvo problemas para derrotar a un rival mundialista -Arabia Saudí estará en el Grupo A del Mundial 2018- pero claramente inferior, por nivel de plantilla y sobre el terreno de juego. Los sauditas no tuvieron ninguna posibilidad ante los Diablos Rojos.

Roberto Martínez formó con lo esperado. Mignolet ocupó la posición del lesionado Courtois y Vincent Kompany volvía al once inicial, algo que no ocurría desde el mes de agosto, en un partido clasificatorio contra Gibraltar. Además, Toby Alderweireld volvió a tener minutos tras varios meses de lesiones con el Tottenham. También fue titular Yannick Carrasco en el carril izquierdo, que pese a su marcha a China sigue siendo el gran favorito para ocupar esa posición.

BelAra

La primera parte fue, como se esperaba, de dominio belga. Sin embargo, Bélgica no mostró una superioridad futbolística masiva más allá del dominio de balón. Llegó a la portería rival pero más por demérito de la defensa saudita que del ataque belga e incluso Mignolet tuvo que aparecer en un par de ocasiones para evitar el gol visitante. Pero sin duda, dentro de una Bélgica gris en exceso, brilló Romelu Lukaku, que estuvo imperial ante la zaga asiática y anotó dos buenos goles en la primera parte, mandando el partido al descanso con 2-0 en el marcador.

En la segunda parte, Roberto Martínez empezó a mover el banquillo y Anthony Limbombe debutó con la absoluta de Bélgica, teniendo toda la segunda parte para él. También jugaron Thomas Vermaelen (46′), Batshuayi (59′), Nainggolan (59′), Mirallas (79′), Dembélé (84′).

Bélgica mejoró un poco su juego en el segundo tiempo pero volvió a notarse que era un simple amistoso y, también, que a este equipo le falta mucho que mejorar en ataque estático contra un equipo que planta su defensa muy cerca del portero. Marcaron Michy Batshuayi -en un magnífico movimiento dentro del área- y Kevin De Bruyne, que volvió a ser el mejor jugador de los Diablos Rojos.

NUESTRAS NOTAS

Titulares

Simon Mignolet – 6

Thomas Meunier – 7

Toby Alderweireld – 5

Vincent Kompany – 6

Jan Vertonghen – 6

Yannick Carrasco – 6

Axel Witsel –  6

Kevin De Bruyne – 8

Eden Hazard – 6

Dries Mertens – 6

Romelu Lukaku – 8

Suplentes

Anthony Limbombe (46′) – 6

Thomas Vermaelen (46′) – 6

Michy Batshuayi (59′) – 7

Radja Nainggolan (59′) – 6

Kevin Mirallas (79′) – s/c

Moussa Dembélé (84′) – s/c