En nueve minutos, el magnífico debut de Charly Musonda Jr. con el Betis. Un partido que no solo significaba su estreno como jugador verdiblanco sino también su primer partido como profesional. Derrochó talento y habilidad, enamorando a la afición sevillana y provocando que acabara coreando su nombre.